martes, 17 de julio de 2012

Set fire to the rain.C

Besaste mis labios, y me salvaste.
Mis manos eran fuertes, pero mis rodillas eran demasiado débiles para permanecer entre tus brazos sin caer a tus pies.
Porque hay una parte de ti, que nunca conocí, nunca conocí.
Todas las cosas que decías nunca fueron ciertas, nunca lo fueron.
Y los juegos que jugabas siempre los ganaste, siempre ganaste. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario